sábado, 4 de agosto de 2012

Asesinan a su hija por su forma de vestir


Sucedió en 2003, cuando Shafilea Ahmed, una chica de 17 años desapareció en Chester, Inglaterra. Un año después, en febrero de 2004, su cuerpo fue encontrado desmembrado en las orillas de un río de la zona.

La razón del homicidio fue que, según sus padres, la muchacha había mancillado el honor de la familia en varias ocasiones, al vestirse de manera occidentalizada, y causar, con ello, la vergüenza de la familia en su comunidad. Algo muy relevante para los integristas islámicos.

La muchacha, de 17 años, asesinada por su forma de vestir.

El padre de familia cometió el asesinato y el consiguiente desmembramiento delante de sus hijos y de su mujer, cómplice también de tal acto.

Casi 9 años después, los padres han sido condenados, a 25 años de prisión cada uno, (pocos me parecen a mí).

Los llamados crímenes de honor se llevan la vida de más de 5.000 personas al año en todo el mundo, según fuentes de la ONU. Y ésos números, claro, están basados en los delitos conocidos, porque a saber cuántos más se cometen en los países en los cuáles la mujer está completamente apartada de la sociedad y es considerada menos que un objeto.

Fuente: CNN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada