martes, 25 de septiembre de 2012

Ecce Homo en Santander

En el Casino de Santander no todo es "glamour". Si bien el lugar ofrece un entorno arquitectónico muy agradable, además de su excelente ubicación casi a pie de playa, no es oro todo lo que reluce.

Debido a la erosión provocada por el mal tiempo, los angelitos que decoran el casino se han ido deformando por el paso del tiempo. Hasta tal punto que, tras muchos años de aguantar contra "viento y marea", la cara de uno de los ángeles prácticamente desapareció. Pero "no problem". En 2008, durante las reformas que se llevaron a cabo en el Casino, algún ilustre artista decidió darle forma de nuevo al rostro angelical, y el resultado es un "Ecce Homo" a la sardinera:

El Ecce Homo de Santander
Fuente: El Diario Montañés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada