martes, 22 de noviembre de 2011

Juego recomendado: Skyrim

El 11/11/11 ha sido una fecha muy comentada. Para algunos fue un día clave ya que pensaban que se acabaría el mundo, para otros era importante porque el sorteo de la ONCE daba unos premios muy suculentos. Sin embargo para los más frikis será recordada como la fecha en la que The Elder Scrolls V: Skyrim salió al mercado. Sin duda el juego más esperado del año, sobre todo para los amantes de los RPGs. Su predecesor, The Elder Scrolls IV: Oblivion, no dejó a nadie indiferente, de hecho, para mí es uno de los mejores juegos que jamás se hayan concebido para PC. Por ello Skyrim partía con una desventaja clara, superar a su antecesor.

Desde un primer momento ya notamos un gran parecido con Oblivion, sobre todo en cuanto a jugabilidad. Tenemos a nuestro alcance un basto escenario (Skyrim, la tierra del Norte) el cuál podemos explorar a nuestro antojo. Gráficamente es una pasada, igual que Oblivion, y además podemos modificar la configuración gráfica para que se ajuste a nuestro PC. Si bien necesitamos un buen equipo para moverlo, no es necesario tener un superordenador de la NASA para que funcione como sucede con otros títulos como por ejemplo Crysis. En cuanto al argumento, tal y como viene siendo habitual, tenemos una trama principal, que consiste en ayudar a los "Capas de la Tormenta" para derrocar a los "Imperiales" de Skyrim. No obstante, nos podremos desviar de dicha trama siempre que queramos y optar por otras aventuras secundarias que nos ayudarán a subir de nivel y a obtener un equipo cada vez más poderoso. Si bien en el anterior título de Bethesda teníamos que internarnos contínuamente en ruinas para realizar nuestras misiones, en Skyrim no todas nuestras empresas son "subterráneas". Muchas de ellas se producirán en el propio mapa principal, en ciudades o asentamientos, lo que produce un gran dinamismo en la aventura y no una sensación claustrofóbica cada vez que tenemos que recuperar una reliquia, aunque sí que tenemos que hacerlo de vez en cuando, lo cuál está bien.

En cuanto a las novedades podemos comentar 4 principales (de momento en las pocas horas que llevo de juego). La primera son los dragones. Nada más comenzar el juego ya podemos enfrentarnos a uno. Evidentemente son unas criaturas muy poderosas, y será muy complicado abatirlas, sobre todo si nos encontramos solos. La segunda son las habilidades que podemos aprender de los propios dragones, los "gritos", que nos proporcionarán un poder adicional para derrotar a nuestros enemigos. Entre ellos podemos destacar "Aliento de fuego", "Fuerza" o "Ralentizar el tiempo". En tercer lugar tenemos la posibilidad de contratar un mercenario (o conseguir que alguien nos siga) durante nuestra aventura, lo que nos ayudará a ser más fuertes durante el juego. Por último, nuevas habilidades como la alquimia, herrería, encantamiento, minería, etc. conformarán un papel importante en nuestro personaje, ya que en niveles avanzados pueden marcar importantes diferencias.

Por otra parte, la banda sonora es muy buena, tal y como nos tiene acostumbrados la compañía Bethesda. Además hay que destacar que este título sí que está traducido completamente al castellano, tanto voces como textos, algo que para algunos es un punto fundamental.

En definitiva, un juegazo, que si bien no reinventa el género, proporcionará horas, horas y más horas de diversión, además de dar un paso adelante con respecto de Oblivion. Puntuación, de momento, y sin haberlo completado, un 9.

Os dejo con unas capturas y vídeos "in-game" del juego.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada